Intranet

Abuso de canabis en adolescentes

 

Abuso de Cannabis en adolescentes:

 

Se hay utilizado durante de miles de años como planta medicinal, como psicotrópico y como una herramienta de carácter espiritual. Su fibra tiene usos variados, incluyendo la manufactura de vestimenta, cuerdas, textiles industriales y papel. El aceite de sus semillas se puede usar como combustible y en la preparación de alimento del ganado.

 

Marihuana es un término genérico empleado para denominar a los cogollos de esta planta, que son sus flores femeninas; y al hachís (su resina).

 

Estas son algunas de las consecuencias que arrastran:

 

  • Trastorno en el conocimiento: El consumo de cannabis en personas menores de 18 años, con un sistema nervioso aún en desarrollo, suele tener graves consecuencias.
  • Adicción: Otra de las principales preocupaciones por su uso es la adicción.
  • Síndrome amotivacional: Hay un porcentaje de personas que, fumando a diario, desarrollan el síndrome amotivacional; es decir, el típico 'paso de todo'.
  • Mayor riesgo al volante: Ponerse a los mandos de un vehículo después de haber consumido cannabis puede tener consecuencias fatales.
  • Cambios de carácter: El consumo frecuente de hachís provoca cambios de carácter, principalmente en menores, y, por consiguiente, deteriora la convivencia en el hogar.
  • Psicosis: El consumo habitual de esta droga también favorece la aparición de fenómenos psicóticos, sobre todo, en aquellas personas que han comenzado a fumar marihuana durante la adolescencia o tienen familiares con trastornos de este tipo.
  • Esquizofrenia: El consumo de cannabis favorece el inicio precoz de la esquizofrenia, que es la forma más grave de pérdida de contacto con la realidad. "Los menores de 18 años son quienes más posibilidades tienen de desarrollarla.
  • Provoca hambre y sueño: Uno de los efectos mejor conocidos de la marihuana, es el hambre voraz que suscita poco después de consumirla, provocando un antojo especial por los dulces.
  • El consumo de hachís también provoca somnolencia. "Muchas personas fuman por la noche para poder dormirse", detalla la experta en drogodependencias. La abstinencia, en cambio, origina insomnio.
  • Afecta a embarazadas y a la calidad del esperma: Otro de los efectos negativos del consumo prolongado de marihuana es que reduce la cantidad y calidad del esperma.
  • Complicaciones físicas: También puede producir complicaciones crónicas que afectan al sistema respiratorio, provocando irritación bronquial y pulmonar.

 

Tratamiento:

 

Desarrollar estrategias terapéuticas eficientes para que el paciente aprenda a vivir sin la necesidad de consumir drogas –cocaína, cannabis, alcohol, heroína, etc-.

Iniciar cambios significativos, se trabaja con el paciente para que conozca sus obstáculos y recursos personales, y así asuma progresivamente la responsabilidad y compromiso en su tratamiento, despertando su necesidad de implicación en su propio proceso terapéutico siendo parte activa en el.

Progresar en el auto conocimiento del paciente, y en la normalización de sus relaciones familiares, sociales, laborales y de pareja.

Consolidar la abstinencia disminuyendo gradualmente la supervisión del equipo terapéutico para fomentar su autoeficacia y autogestión.