Intranet

Terapias cognitivas

 

Terapias Cognitivas:

 

La terapia cognitiva es una terapia psicológica (no debe confundirse con la psicología cognitiva). Para la psicología cognitiva, los problemas mentales y emocionales están estrechamente relacionados a los procesos cognitivos.

 

El postulado central de la terapia cognitiva es que las personas sufren por la interpretación que realizan de los sucesos y no por estos en sí mismos. Durante el proceso terapéutico se busca que la persona paciente flexibilice la adscripción de significados y encuentre ella misma interpretaciones más funcionales y adaptativas.

 

El proceso psicoterapéutico que experimentará el sujeto puede tomar muy distintas formas según las necesidades reconocidas por el psicoterapeuta y el proceso metodológico. Estas psicoterapias no son “técnicas”, sino ciencia aplicada, por lo que suelen constar de un método más o menos definido para lograr unos objetivos según su enfoque teórico de partida.

 

Características más notorias de este modelo son las siguientes:

 

Se trabaja en el presente, en el "aquí y ahora".

Se va directamente a la resolución del problema, a la forma de lograr los resultados deseados.

En la gran mayoría de los casos no es necesario investigar el pasado ni los "orígenes" para lograr los resultados. Por eso, pueden omitirse tales incursiones.

Paciente y terapeuta hablan, se comunican y colaboran activamente.

El proceso incluye tareas de auto-ayuda a realizar entre sesiones.

Si el paciente realiza las actividades acordadas entre las sesiones, el proceso es notoriamente más breve que lo habitual en otras corrientes. Se trata, pues de terapias destacadas por su brevedad.

Pese a lo breve y sencillo del método, resulta realmente profundo y logra modificaciones importantes y perdurables.

El enfoque es altamente didáctico, por lo cual el paciente queda entrenado para resolver futuros problemas o trastornos por sus propios medios, sin tener que recurrir nuevamente y cada vez al terapeuta.

A su eficacia terapéutica se le suma su eficacia como forma de prevención de futuros trastornos. La persona aprende a enfrentar futuras situaciones sin generar un nuevo trastorno.